Los valencianos Cristóbal de Virués y Jerónima Agustina Benita

por Mª Ángeles Herrero Herrero

Dedicamos unas breves líneas en nuestro blog al dramaturgo y poeta Cristóbal de Virués (Valencia, 1550?-¿?), uno de los autores cuyos sonetos forman parte del corpus objeto de estudio del proyecto ADSO. El valenciano fue hijo de Alonso de Virués, médico y humanista de origen castellano establecido en Valencia y amigo personal de Luis Vives, y tuvo tres hermanos: Francisco, poeta y doctor en teología, Jerónimo, médico y poeta, y Jerónima Agustina, una experta latinista.

Cristóbal de Virués es más conocido por su producción teatral, así como por la alabanza que hizo Cervantes de su poema épico El Monserrate (1587) y la atribución por parte de Lope de Vega del origen de la división de la comedia en tres jornadas:

“Capitán Virués, insigne genio

puso en tres actos la comedia, que antes

andaba en cuatro”,

como leemos en el Arte nuevo de hacer comedias en este tiempo. Virués fue autor de cinco dramas: La gran Semíramis y La cruel Casandra (1579, según Leandro Fernández de Moratín), Atila furioso (1580), La infelice Marcela y Elisa Dido (1581) (Weiger: 1985, 7). Cultivó un teatro que oscila “entre un intento de recuperación de la tradición dramática clásica y la necesidad de renovación” (Hermenegildo, ed.: 2003, 25). De hecho, fue una de las figuras destacadas dentro del corto período de la historia de la literatura del teatro español comprendido entre 1577-1587, durante el reinado de Felipe II, en el que se llevaron a cabo una serie de “experimentaciones trágicas” como indica Rinaldo Froldi (2004: 15), aunque sin que tuviesen exitosas consecuencias.

Su obra poética, sin embargo, no ha gozado del mismo interés, pues no contamos con una edición crítica actual. Poesía viruesiana que, como señala Teresa Ferrer (2009, 1020): “expresa el sentimiento de nostalgia con el que vivió el alejamiento de su ciudad y su interés por acontecimientos y personajes de la vida cultural valenciana”. No en vano, Virués desarrolló una importante carrera militar, lo que le hizo recorrer varios países europeos y pasar largas temporadas en Italia y Madrid.

Si bien el nombre de Cristóbal de Virués está presente en los estudios literarios de los Siglos de Oro, el de su hermana, doña Jerónima de Virués (que vivió en la segunda mitad del siglo XVI), apenas nos es conocido. Este hecho no es nada nuevo, desafortunadamente, si pensamos en otras muchas féminas que históricamente han sido olvidadas. Jerónima de Virués, de quien a fecha de hoy podemos aportar escasos datos biográficos, es destacada en las biografías de su hermano Cristóbal por su gran conocimiento de la lengua latina, como ya hemos mencionado. Pero además, aparece relacionada en la obra Apuntes para una biblioteca de escritoras españolas desde el año 1401 al 1833 de Manuel Serrano y Sanz (un extenso catálogo que sigue siendo referente para rescatar nombres de escritoras hispánicas de los siglos XVI-XIX). En ella, Serrano y Sanz (1975: II, 577-578) incluye una carta de Jerónima Agustina que dirige a una señora desde Valencia y que se hallaba “en las guardas” del libro Comiença el tragitriumpho del Ilustríssimo señor el S. don Rodrigo de Mendoça: y de Biuar Marqués primero del Zenete. Conde del Cid: señor de las villas de Coca: y Alahejos con las varonías d’Ayora d’Alberique y Alcocer, etc. Compuesto por Juan Ángel Bachiller en artes, valenciano (1523), “La dedicatoria á D.”Mencía de Mendoza, Marquesa del Cenete, fechada «en Valencia año de la reparación humana M.D.XXIIII. a XXIIII de Hebrero»”.

Queden aquí estas líneas para hacernos eco de otras tantas autoras que con más o menos asiduidad, fortuna y calidad en sus escritos, fueron invisibilizadas o silenciadas durante siglos.

Bibliografía

  • FERRER VALLS, Teresa: “Cristóbal de Virués”, en Pablo Jauralde Pou (ed.), Diccionario filológico de la literatura Española. Siglo XVI, Madrid: Castalia, 2009, 1020-1027.
  • FERRER VALLS, Teresa (ed.): Teatro clásico en Valencia, Vol. I, Andrés Rey de Artieda, Cristóbal de Virués, Ricardo de Turia, edición y prólogo de Teresa Ferrer Valls,
    Fundación José Antonio de Castro, 1997.
  • FROLDI, Rinaldo: “La Elisa Dido de Cristóbal de Virués: literatura y teatro”, En torno al teatro del siglo de oro: XVI-XVII, Jornadas de Teatro del Siglo de Oro, a cargo de Olivia Navarro y Antonio Serrano, 2004, 15-28.
  • HERRERO HERRERO, María de los Ángeles: Lletraferides modernes. Catàleg de les escriptores valencianes dels segles XVI-XVIII, Colección Lilith Joven, Publicacions de la Universitat d’Alacant, 2009, 86-87. (Notas de reproducción digital: Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2016. ).
  • SERRANO Y SANZ, Manuel (1893 y 1895): Apuntes para una biblioteca de escritoras españolas desde el año 1401 al 1833, Madrid: Atlas, 1975, vol. II.
  • VIRUÉS, Cristóbal de: La infelice Marcela, edición, introducción y notas de John G.
    Weiger, Albatros Ediciones Hispanofilia, 1985.
  • VIRUÉS, Cristóbal de: Elisa Dido, Teatro clásico en Valencia, I, Teresa Ferrer (ed.), Madrid: Fundación José Antonio de Castro, 1997.
  • VIRUÉS, Cristóbal de: La gran Semíramis y Elisa Dido, Alfredo Hermenegildo (ed.), Madrid: Cátedra, 2003.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × uno =